jueves, 4 de noviembre de 2010

NO TE PAGAN PARA PENSAR

Ni estirándolo como un chicle, ni pasando los fines de semana en el hogar familiar me llega el sueldo a mitad de mes siquiera. 
Vestida con un polo gris tres veces mi talla, paseo mis pequeños pies y 1.000 octavillas de descuento por el barrio de los hombres y mujeres de éxito de este podrido país. Observo dónde se cortan el pelo, dónde toman café y dónde encierran a otros -que no son ricos- para aumentar una riqueza virtual que no rozará ni lo más mínimo su remuneración de mileurista. Siento lástima por ellos, ya son las siete y siguen encerrados en su cubículo. Como decía, la flagrante licenciada en Periodismo, cuyo padre se pavonea entre sus compañeros de bocadillo por su profesionalidad, y además, recién titulada en estudios de Postgrado, se encuentra recorriendo un manzana y ofreciendo amablemente una riquísima cena por 8 euros, cuando una niña de papá se acerca a ella y le comenta que viene de la Agencia de Publicidad. “¿Cómo te va?, ¿La gente se para?”. Estúpida, pienso, habéis diseñado mal las tarjetas, no aparece el nombre del establecimiento ni tampoco la dirección. “Así la gente no sabrá a dónde tiene que ir cuando lea la información cinco minutos después en el Metro”, le contesto. ”Ah, vaya”. La sub-sub-subcontratada le apunta, además, que imposible describir con detalle todas las referencias a la promoción, “no se sientan en el banco precisamente a escucharme”. “Ah... vale”, me contesta tímidamente, y es que esta niña de papá siente pudor por la gente de la calle. No se despide de mí al marcharse, y decido que lo mejor es volver a caminar. “No te pagan para pensar –me digo- sencillamente, reparte”, y tras cuatro horas de sonrisas tan falsas como reales, me marcho a casa. Qué duro es el trabajo de verdad.

12 comentarios :

Anónimo dijo...

Joder que asco me ha dado leerte hoy ,no por la calidad del texto,eso afortunadamente en este blog esta garantizado, sino por la degradante situacion en la que te has visto envuelta,creeme si te digo que lo siento y hazme caso cuando te recomiendo que te pongas esas medias de colores que tanto te gustan y te vayas a dar un paseo con ese hombre tan afortunado que es tu novio,y al mundo que le den por donde el pepino se hace agrio.
Un saludo y animo

alcorze dijo...

La verdad es que hay una gran cantidad de inútiles al frente de muchas cosas, sobre todo entre jefes y jefecillos. En fin, así nos va, que entre el fútbol y las princesas de verdad y las del pueblo nos tienen a todos medio empanaos.

Lo de no llegar a fin de mes creo que es una plaga cada vez más extendida y no tengo ni idea de qué hacer para evitarla, no hay manera, cuando no es una cosa es otra :S

niña imantada dijo...

Gracias, Anónimo, por lo de la calidad ;)
Como dice la Mala: "la realidad aplasta pero no dejo de luchar".

Nacho Ortega dijo...

Pues anda, que el otro día vi a dos personas vestidas de iphone en la puerta del edificio de telefónica... ¡Sentí vergüenza por este mundo! ¡Un iphone con brazos y piernas! ¡Ni siquiera se les veía la cara!

¡Cuánta deshumanización!

Domingo dijo...

Ayer llegué a casa con un cargamento de folletos de "compro oro", "kebabs", "curanderos", "pubs" y demás vanalidades. Y los tiré. Pero el tuyo, de haberme topado contigo, lo hubiera guardado. :)

Domingo dijo...

Póngase ese "vanalidades" con "b", por favor. :P

Julieta dijo...

Hace unos meses trabajaba como recepcionista de un pequeño hotel y tuve que renunciar por negarme a borrar la fecha de vencimiento de los productos de desayuno "gratis" :(
Cuando presenté la renuncia, mi jefa me dijo- y ojalá que no encuentres nada...
Que los jodan!, como dicen ustedes los españoles.

niña imantada dijo...

Sí, porque hoy en día, los jefes muchas veces no están ahí por lo que valen, sino por de dónde vienen, de quién son hijos, etc.

niña imantada dijo...

¡Pobres!
Yo creo que con eso no podría... me daría vergüenza ser una iphone con patas, jeje.

niña imantada dijo...

Ohhh... qué lindo, Domingo :)!!

niña imantada dijo...

¡Qué me cuentas,Julieta!

Ojalá ellos paguen y tú tengas un puesto de trabajo que poder restregarles por la cara algún día.

Estamos orgullos@s de ti, Juliet ;)

Valli dijo...

Totalmente de acuerdo con todos ustedes.

 
template by suckmylolly.com