miércoles, 31 de marzo de 2010

A VECES ME ENAMORO (DE MÍ)

No me gustan las niñas frágiles que caminan como si lo hicieran sobre una cuerda de tender (ni la soberbia con que mascan chicle al pasar por tu lado). 
Me gustan los amigos que se abrazan cada día como si un horrible conflicto bélico les hubiera separado durante años. Me gustan las parejas de ancianos que (aún) pasean cogidos de la mano como en aquellos (no tan felices) años treinta. Me gusta el primer bocado del niño a su merienda. Me gustan los gorros con orejas. Me gustar ser como soy y convencerme de lo contrario sólo me traerá problemas.

27 comentarios :

Vértigo dijo...

a mí también me gusta. Te he echado de menos.

niña imantada dijo...

Eres tan linda como el sol que pega en mi ventana esta mañana. ¡Qué rica primavera!

Yo también echaba de menos los vértigocomentarios :)

Vallisoletana Impasible dijo...

Bueno, hemos vuelto. A mí también me gusta como eres. Pero siempre se puede mejorar:) Este blog es buen ejemplo. A ver con qué nos "imantas" tú ahora para que volvamos día sí día también:)

The seeker dijo...

Me gusta tu post. Me gusta la última vez que le dices adios a alguien. Me gusta su sonrisa cuando cree que no la estoy mirando. Me gusta el violín solitario de una mañana de nubes oscuras. Me gustan las segundas partes, cuando son nuestras, y cuando duran un segundo. Me gusta cuando la gente se odia, amandose tanto. Me gusta la guitarra cuando duerme, y descansa, a mi lado. Me gusta el dolor de los mejor recuerdos de mi vida. Me gusta coger de la mano a quien no conozco.
Y odio su post, por haberme inspirado.
Ya mismo la estoy agregando.

niña imantada dijo...

En eso consiste la vida, ¿no, Valli? En ser cada día un poquito mejor.

Creo que amb@s (tod@s vosotr@s que me leéis y yo misma) debemos formar una atracción de polos opuestos, una química perfecta.

¡Espero que os quedéis imantados de alguna manera! Aunque yo tenga poco que ver.

niña imantada dijo...

No me odies, The seeker :P y gracias por tus palabras, de aquello que te gusta y no te gusta.

¡Te espero por aquí!

Kamra dijo...

Ser auténtica, ser tú.

Mil besos linda!!

JotaEfe dijo...

Pues ya tienes mucho trecho ganado, te aceptas y te quieres a tí misma¡¡
Ese es el paso necesario que todos debemos dar para vivir con un mínimo de alegría y tesón en esta vida, aceptarnos como somos, querernos como somos y darnos a los demás como somos, no como quieren que seamos, pues eso no trae más que infelicidad, auto-engaño y vacío. Y esa sensación, a la larga, tiene que ser no muy bonita. Vamos, creo yo.
No hay que dejar de gustarse, ni hay que querer ser como los demás.
Besos¡

Domingo dijo...

En estos tiempos donde proliferan las malas fotocopias, donde la publicidad y los medios nos dicen cómo debemos ser y sentir, es agradable que sigan existiendo personas genuinas y auténticas, como tú, querida Marta. Tienes, como yo, mucho de salmón a contracorriente. ;)

niña imantada dijo...

¡En esas estamos, Kamra! Ser auténtica, para lo bueno y para lo malo, y nunca arrepentirse por ello.

¡Un beso, guapa!

niña imantada dijo...

A veces me quiero, a veces no, a veces me acepto y otras me echo de casa.
Tod@s tenemos nuestros ratos, pero si algo creo haber aprendido es que no puedo ser jamás mi peor enemiga.

¡Un besazo!

niña imantada dijo...

¡Me gusta el salmón, Domingo! También con philadelphia en pan tostado :P

(gracias)

Will dijo...

Bueno, me alegra leer esto por fin.
:D
Tienes muchos motivos para gustarte.

niña imantada dijo...

Poquito a poco, Will.

Todo comienza creyéndoselo un poquito, ¿verdad? Y el día menos pensado acabas presumiendo de ti misma en una conversación con amigos :)

(Mucha gente como tú también tiene la "culpa").

Anónimo dijo...

Ole con ole!!!!

A mi me gusta sentir que las personas especiales siguen siéndolo, continuan por akí y nunca nos abandonan a los mortales.

Un brigadista más.

niña imantada dijo...

:) ¡gracias, brigadista!

Eres un sol.

CreatiBea dijo...

A mi también me gusta lo que te gusta, incluso los gorros con orejas.
Importantísimo quererse, si no te quieres a ti eres incapaz de querer a los demás.
;)))

niña imantada dijo...

¡Los gorros con orejas son divertidísimos :)!

Yo sí creo que se puede querer aunque tú no te quieras. Es más, muchas veces nos damos a los demás para olvidarnos de nosotr@s mism@s.
El error reflota porque al final te das cuenta de que sólo estás disfrazando tu pena y querer a los demás tampoco te hace feliz.

´´Saray´´ dijo...

A mi siempre se me ponen los ojos llorosos cuando veo a las parejas de viejitos cogidos de la mano, no lo puedo evitar ¡es una estampa preciosa! más en estos tiempos de ´´divorcios después de 3 años de convivencia´´ que abundan tanto, al menos entre mis amigas.
Yo siempre voy con beret hats y cuando hace mucho frío gorros con orejas.
Ser honesta con una misma es lo mejor :)

´´Saray´´ dijo...

Por cierto ¿son imaginaciones mías o te has cortado el pelo? soy una cotilla :)

niña imantada dijo...

Envidio terriblemente el amor de antaño. El compromiso con uno mismo y con tu pareja, hoy que lo que se lleva es salir corriendo a la mínima que la cosa se complica.

Y ahora en exclusiva, señorita Saray:; efectivi guonder: me lo he cortado ;)

Julieta dijo...

Una gran sonrisa para este post, en el mío te espera un regalito ;)

niña imantada dijo...

A ver, a ver... ;)

Organza* dijo...

Problemas es lo menos que queremos =S! Me encanta esa filosofia QUIERETE PORQUE SI NO .. COMO PRETENDES QUE LOS DEMAS LO HAGAN? .. Besos niña imán!!!

niña imantada dijo...

Nada, nada, ¡fuera problemas!

Sí, hay que quererse y que los mismos de los y las demás sirvan únicamente de refuerzo, pero que no nos condicione.

¡Un besazo, reina!

Ana Laura dijo...

A mí me gusta como escribes. Y lo que escribes. Lindo tenerte de vuelta.

Un abrazo, otra vez.

niña imantada dijo...

El gusto es mío Ana Laura :)

 
template by suckmylolly.com