sábado, 5 de octubre de 2013

CRUCE DE CAMINOS

Aspiró la última calada. Estampó la colilla contra el cenicero. Uno... dos ... tres... segundos con la mirada perdida en la nada. Y entonces me miró. 

Aquella tarde me contó que sentía que su vida no tenía sentido; que era un cruce sin indicaciones y no sabía para dónde tirar (ni si le quedaba gasolina).

2 comentarios :

Mirella Ausejo dijo...

Incertidumbre a la orden, al parecer. La pregunta ¿Valdrá la pena compartirla? Que rico regresar a leerte & tengo algo que compartir contigo, mi reina: http://embarazadaenlos33.blogspot.com/
Mil abzs!

marta mediano dijo...

Nos leemos!!!! :)

 
template by suckmylolly.com