viernes, 8 de junio de 2012

TERRAZAS

Las hay de piedra, 
de madera de nogal, 
de frío aluminio
o poliuretano. 
De confesiones a media tarde
empapadas en café. 
De primeras citas 
cuyas tímidas rodillas
se esconden entre las patas y el decoro
para no llegar “más allá”.
De tardes de domingo, fútbol y euforia.
De sienes irritadas
buscando que sus penas
se derritan al sol. 
Caprichosas, 
sorteando viandantes 
y multas de urbanismo, 
ahumadas a las orilla de los pies
malolientes de la ciudad, 
salpicadas por el canto de quien
se deja parte de su vida en una cerveza
y quien pide entre las cervezas
para sobrevivir. 
Pagadas a escote 
o sufragadas por la aún hinchada nómina
del nuevo mes, 
envueltas en celofán
en el Bulevar de Montparnasse
o tapizadas de cáscaras de pipas
en la plaza mayor de Jerez de los Caballeros, 
pero todas se recogen igual, 
con la misma premura, 
cuando sorprende la lluvia.

1 comentarios :

Valli dijo...

Chapó paisana, chapó.

 
template by suckmylolly.com