lunes, 29 de noviembre de 2010

HISTORIAS DE LA PUTA VIDA

Hace un par de meses no quiso ir a la huelga, incluso ridiculizó a quien prefirió quedarse en casa y expresar su protesta. Hoy, tras tres años en la empresa le han dado las gracias y le han invitado a no regresar más. Tendrá que coserse una falda de vuelo con su expirado contrato indefinido y comprarse unos tacones con el finiquito y la indemnización. Hoy baila el baile de los que sobran. Un baile para el que no hay pareja.

Que la suerte te acompañe, K.

6 comentarios :

alcorze dijo...

Lamentablemente hay muchos K. y muchos más que va a haber.

niña imantada dijo...

Y cuando nos lo avisaban no queríamos escucharlo...

Ene dijo...

Y es difícil, pero elegante, no hacer leña del árbol caído.

Domingo dijo...

Me sé de sobra los pasos de ese baile, no me ha hecho falta acudir a ninguna escuela de danza para aprenderlos.
P.D.: Hoy hace un año desde que publiqué la entrevista que te hice, por si te quieres pasar a releerla. Yo no me canso de hacerlo. :)

niña imantada dijo...

Es tristísimo, yo a esos árboles, Ene, les echo abono y los replanto ;)

niña imantada dijo...

Un año ya, Domin', uoooooh...
Fíjate, aquel día no hacía tanto frío como ahora, ¿verdad?

 
template by suckmylolly.com