miércoles, 1 de septiembre de 2010

A MI PRESENTE

Joaquín lo arrastra de seis de la mañana a una. Y seguirá haciéndolo mientras su jefe sea misericordioso. 
Hace meses que las ñapas* dejaron de sonar en el teléfono del local. A Laura, sin embargo, le importa poco la imagen de su padre con manos callosas y estómago vacío a los veinte. Ella sólo quiere seguir alimentando el suyo. Continuar besando bocas, palpando culos, dejándose llevar a los lugares más oscuros. Pablo parece haber olvidado. Pulsó el botón delete y empezó de cero. No más derrotas, no más encierros en el bar. Todo el mundo tiene derecho a equivocarse. Y a rectificar. Elena llegó sonriente y cristalina y barrió de un suspiro la tristeza de su corazón. El suyo debe ser precioso. O pecaminoso, no lo quiere saber. Todos tenemos un pasado. La muchacha de la mochila azul, además, tiene cartucheras. Pero le ocurre algo parecido a mí. No le importa que la miren, porque lo que le gusta es lucir ese bonito pantalón vaquero y ser feliz en su presente. 
 *pequeñas obras domésticas.

16 comentarios :

Sonix dijo...

Todos tenemos un pasado, y a medida que pasan los años pesa cada vez más. Pero como dices, el presente es mucho más importante.

Amarilla dijo...

Un placer haber descubierto este pequeño espacio. Me encanta! Un saludo!

raúl dijo...

esa elena es como un ángel (con cartucheras, sí, pero un ángel)

niña imantada dijo...

No olvidar el pasado, para aprender de él, pero viviendo únicamente el presente, Sonix, eso es.

Besos, guapa!

niña imantada dijo...

Gracias, amarilla! Por aquí te espero, pues ;)

niña imantada dijo...

Cuánto me alegro, raúl :)
tú te mereces un ángel y con cartucheras son más auténticos!

Un besito, salao'!

prometeo dijo...

leerte ha sido como tomar un cafe del starbucks de Paseo del Prado frente a un gran ventanal. Un collage urbano.

Domingo dijo...

Gracias por este tributo al presente, que es al fin y al cabo donde hemos de conjugar constantemente el verbo vivir. Que ya está bien de fosilizarse en el pasado y de enfermarse la cabeza con el futuro

Vértigo dijo...

a mí también me gustar ser feliz en mi presente. que buen final del texto.

Valli dijo...

Como se nota que sabes lo que dices. Un puzzle urbano muy, muy bonito, como nos tienes acostumbrados;)

Julieta dijo...

Precioso!, no me prestas los vaqueros? :´(
Un besote gigante!

niña imantada dijo...

jejeje, no son míos, Juliet, habría que hablar con la de las cartucheras ;)

¡Besos, linda!

niña imantada dijo...

Gracias, Valli. Tod@s sabemos de pasados, ¡por fortuna!

niña imantada dijo...

Y a mí me gusta que seas feliz, Vértigo :)

niña imantada dijo...

Buen plan, no crees Prometeo? Si no fuera por el Starbucks que no es bueno...

http://avecesmenamoro.blogspot.com/2010/04/pasa-de-starbucks.html

niña imantada dijo...

Viviendo en el futuro, se nos pasa el presente e hipotecamos nuestro futuro.

¡A vivir, querido Domin!

 
template by suckmylolly.com