sábado, 1 de mayo de 2010

CASI (PERO NO)

Ayer casi echo el corazón por la boca. Se me revolvió todo el café del desayuno. Y todo porque me pareció verte, hierático, en el fondo de pantalla del móvil de una muchacha. Suerte que minutos después vino su verdadero novio: calvo e imberbe. Y esta tarde, en el Parque del Retiro, casi sufro un ataque al corazón. Por un instante pensé que eras tú el muchacho de los calzones por encima del pantalón. Suerte que era más alto, y más guapo. No quiero imaginarme qué pasará el día que alguno de ellos deje de parecerse y seas tú.

16 comentarios :

Kelevra dijo...

¿Para quién es la suerte?, tal vez para el calvo e imberbe o el chico de calzones que sobresalen en busca del sol, tal vez para el café y las tripas o para el corazón amenazado con romper sus cavidades. Tal vez para nadie o tal vez para todos.

niña imantada dijo...

Para mí seguro que no, querido Kelevra, hace años que la suerte me abandonó y dejó a mi corazón al antajo de abandonarme por la boca o parárseme a su antojo.

El tiempo dirá, imagino, si fue suerte o desventura...

Pd: He visitado tu blog, así que, aupa Atleti, ¡estamos en la(s) finaaaaaaal(es)! ;)

Vértigo dijo...

y al final se pasa, dejas de verle en todos los lados y entonces sabes que estás empezando a olvidarle...

niña imantada dijo...

:)

Al final, llega el final.

¡Un beso, Vértigo!

Kelevra dijo...

¿Quién quiere la suerte como aliada?, prefiero las casualidades y la causalidad, el conseguir y el superarse, el abandono y el encuentro, el suelo y un cojín,y el cielo y el infierno.

PD: Bueno, para la(s) final(es) si la suerte juega de rojiblanca no voy a decir que no.

niña imantada dijo...

Ay, yo no... yo quiero un poco de suerte, Kelevra, al menos para variar.

Ya está bien de ser el/la pupas (en ambos casos).

100PiEs dijo...

Imagina y desea que tienes suerte y la suerte vendrà. Pero tienes que hacerlo fuerte fuerte y desde adentro muy adentro.

niña imantada dijo...

Ya te diré si da resultados, 100Pies ;)

(debe ser que no lo he deseado suficientemente fuerte hasta ahora).

Lucía Mon Amour dijo...

Por eso yo no puedo ir a Madrid como si nada, y encontrármela, ahí, mirando a otra con mis ojos. Saludos niña.

niña imantada dijo...

:(

Vallisoletana Impasible dijo...

Muy buen texto Niña. Eso nos ha pasado a todos alguna vez. Llegará el día en que eches el corazón por la boca o se te pare cuando veas a alguien que realmente merezca la pena ( y no sea él):)

niña imantada dijo...

:)

(últimamente estoy parca en palabras).

Domingo dijo...

Es recurrente eso de ver en otros a la persona que ocupa nuestros pensamientos. Creo que nos ha pasado a todos. Y sí, te entra una taquicardia malísima, de esas que hacen que hasta te duela el esternón.

niña imantada dijo...

¡Es horribleeeeeeeeeeeeeeeeee!

Pero pasa, Domin ;)

la fuente de sed dijo...

Pasa... y se pasa. Y el tiempo no solo moldea y cambia todo sino que reescribe hasta el pasado, hasta los hechos los trastoca.
Ahí es un buen aliado.

niña imantada dijo...

Qué caprichoso es el tiempo... ;)

Todo pasa, sí, y al final el recuerdo se embellece o se torna tan feo que ya no quieres recordarlo más y un día lo olvidas.

Besitos, fuente, gracias por traer hasta aquí tu sed.

 
template by suckmylolly.com