lunes, 24 de mayo de 2010

ALTA TENSIÓN

La primera vez que lo escuché estaba sentada en los escalones del portal del moreno de metro ochenta. 
Habíamos echado unos dardos, tomado unas copas y ahora masticábamos una despedida. "Hago algo o seguimos con esta tensión sexual". Él quería besarme, yo no sabía muy bien a qué se refería con aquella tensión. Que fuera ocho años mayor que yo marcaba la diferencia en según qué distancias. Yo también quería que me besara y que me cogiera de la mano fuerte, así que le animé a que lo hiciera. Él me metió la lengua hasta la campanilla. Tuvieron que pasar algunos años y bastantes cubatas -de la barra a mis labios, de mis labios a la barra- para que me diera cuenta de qué signicaba aquel juego. Era junio. El absenta me tumbó sobre el capó de un coche. Mi por aquel entonces amigo de la universidad se acercó y me acarició dulcemente. Al mirarle a los ojos, no sonreímos. Acabamos en mi cama. Daniel era guapo. No, muy guapo. Sencillo, nervioso, y la mayor parte del tiempo, soso, aburrido. Aquel día a penas nos dirigimos cuatro palabras, sin embargo, al llegar la noche, acabamos bajo el farolillo de la vieja fábrica reconvertida en discoteca de masas. Me he sentido atraída por hombres a los que la mayor parte del día, ignoro. Recuerdo tensiones en la sala de reuniones, en los pasillos de la facultad, en los ascensores. Algunas se resolvieron, la mayoría, no. Y es que a veces no es fácil identificar cuándo la atracción es mutua. Tampoco impedir que se te revuelva el alma cuando el episodio incluye un protagonista con el que no habías contado. Son situaciones que suelen acabar con algo así: "No me esperaba que fuera a pasar, pero sin embargo, sabía que tarde o temprano, ocurriría".

14 comentarios :

Kelevra dijo...

Y es que de eso se trata la tensión que es únicamente sexual, la atracción que solo se basa en lo físico y en los impulsos. Sentimos atracción, pero no es completa, lo dejamos pasar, pero se mantiene latente esperando su momento; y llega un buen día adecuado en el lugar adecuado donde el instinto animal se deja llevar en pos del disfrute ante el racional, y flash! Un coche, un sofá o una cama, cualquier sitio vale.

raúl dijo...

la absenta puede ayudar también, convirtiendo en deseable lo anteriormente neutro o dándonos ese empujón deshinibidor. quizás sólo haya que resolver la tensión intuida para que todo vuelva a la cotidianidad flácidez, para que esos futuribles, ya concretados, no nos roben más tiempo de la cabeza.

niña imantada dijo...

No es sólo lo físico, creo yo. Al menos en mi caso. No creo que un cuerpo únicamente pueda llevarme al huerto.
Tendré que profundizar en las motivaciones internas éstas que se me despiertan de vez en cuando.

Pero bueno, que está muy bien, me gusta el impulso, lo irracional, el coche, el sofá, la cama.

Besos, Kelevra! Y suerte con tu playa y la chiquita de tu estilo ;)

niña imantada dijo...

Sí, raúl. El alcohol tiene múltiples utilidades ;)

En mi caso era una historia que venía de muy atrás, aunque ni yo misma era muy consciente.

De todas maneras, tampoco seamos tan negativos, atracciones así pueden descubrirnos maravillosas personas, subirnos el autoestima y pasar un buen rato también, ¿no?

Vértigo dijo...

tarde o temprano... me quedo con eso, tarde o temprano él caerá en mis brazos!!! jaja

niña imantada dijo...

La esperanza es lo último que se pierde ;)

Si tú sientes esa alta tensión, ¡puede pasar! Te lo digo, yo ;)...

¡Besos, guapa!

Rebeca dijo...

Esa tensión no resuelta es una sensación que a mi me divierte tanto...De adolescente me hacía sufrir..pero ahora me lo paso genial y prefiero que la tensión no se resuelva!

bonito blog. yo tambien cambie hace poquito:
www.unapartedelmundo.wordpress.com (cosas que nunca te dije)

Vallisoletana Impasible dijo...

Mmmm, hay que tener cuidado con el alto voltaje. Si se da mucho, y de seguido, acaba quemando. Pero así, una descarga poquito a poco y de vez en cuando, no creo que haga mal a nadie. Muy buen texto Eme.

alcorze dijo...

Las cosas inesperadas, con tensión o sin ella, son las que nos dan buena parte de la sal de la vida.

Besos!

niña imantada dijo...

Tiene su gracia, sí, Rebeca, totalmente de acuerdo. Una vez que "sabes" controlarla es divertida, pero yo prefiero que en algún momento se resuelva, aunque sea de poquito a poco ;)

Me pasaré por tu nuevo rincón! Gracias por el link, guapa!

niña imantada dijo...

Me gustan las emociones fuertes,Valli, así que me gusta el alto voltaje. Y a veces me gusta pensar que le seguirá un contrato eléctrico y gastos a fin de mes ;)

niña imantada dijo...

Sí, alcorze, yo también lo pienso.
Esas situaciones, personas, sentimientos inesperados son como las mariposillas en el estómago del primer amor. ¡Le revuelven a un@ el día! Y le hacen feliz por un instante (cuando la tensión no ha acabado descargada en un charco de agua ;) )

Domingo dijo...

Si hay posibilidades de "descargar", ¿por qué no? No dejamos de ser animalillos, al fin y al cabo. ¡Je,je,je!

niña imantada dijo...

Nada de ser animales, somos seres vivos, personas, hombres y mujeres con necesidades, y entre ellas está también el tener sexo.

Que además viene muy bien tanto mental como físicamente.

 
template by suckmylolly.com