viernes, 5 de septiembre de 2014

ADIÓS

Esta casa está podrida. Las maderas ya huelen y la humedad amenaza tormenta, derrumbamiento. 


Retomo mi viejo diario para escribir las últimas palabras de este episodio tedioso y hostil. Nunca más me haré fuerte en un pequeño agujero donde no se me quiere. Nunca más me convenceré de que debo demostrar que estoy por encima de nada o de nadie. Nunca más dejaré que me pisoteen aunque sea en silencio y cada vez que me vuelvo o abandono el cuarto.

La humildad y la grandeza no son producto del trabajo ni quedan ancladas a los muebles o paredes de una habitación.  La humildad y la grandeza desaparecen y vendrán conmigo allá donde en verdad me quieran.

No volveré a permitir que ningún ser mezquino me dañe en lo más mínimo. No volveré a esta casa.

La veré caer desde la distancia. 

Adiós

0 comentarios :

 
template by suckmylolly.com