miércoles, 9 de enero de 2013

PENÉLOPE

Pensemos en cosas tristes. Niños que mueren de hambre. La Amazonia reducida a nada. Mineros sin dióxido que exhalar. Un tiroteo en los Uniteds. Aquella gran discusión con tu mejor amiga. Cuando Alex te rompió el corazón. Los meses que estuvo sin hablarte. 

¿Has pensado en volver a la piscina? Bucea sin gafas y en la ducha, ¡los ojos debes frotarte! Eres alérgica a las gramíneas, aunque, claro,  encuentra un campo de trigo entre tanto hormigón... 

Creo que lo has llorado tantas veces que ya no te quedan lágrimas.

"Recuerda, en cualquier momento puedo llegar", y era tan grande el espacio de tiempo que acabó siendo la eternidad. 

 Y la pobre aún espera. Como Penélope en la estación del AVE.

1 comentarios :

Amando García Nuño dijo...

Lágrimas venden en las droguerías de la tristeza. Pero hay que esperar en la cola del mostrador.
¿Esperar? No hay remedio.
Abrazos.

 
template by suckmylolly.com