lunes, 16 de enero de 2012

CONFESIONES

Entre mis pies y mi garganta no hay nada, sólo un viento del sur desorientado porque ha perdido su olor a mar. 

Tengo miedo de gritar hasta quedarme afónica, de soñar por si un día despierto y me doy cuenta -como hoy- de que todo a mi alrededor era en realidad un vertedero.
Tengo en mi interior espacio suficiente para construir un parquin de siete plantas con servicios públicos y multientrada, hectáreas de terrenos que recalificar donde después levantar decenas de chalés superlujo con piscina y zona de videovigilancia.

Hoy he derramado el café sobre la cómoda, me he olvidado de mí y he cenado con amigos. He encontrado manzanas podridas en el refrigerador y una nota anónima en el buzón de mis horas contigo: "Todo lo que escribes es tan triste últimamente". No soy yo, es que ni el azar, ni el amor, ni las armas de fuego son lo mío.

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Desde luego escribir, sí. ¡Sí es lo tuyo!

Julieta dijo...

Temazo de Calamaro. Estoy de acuerdo con el Anónimo :D
Besos!

 
template by suckmylolly.com