martes, 28 de diciembre de 2010

PRISIONEROS DEL DEBER SER

A todo el mundo se le llena la boca con el "haz lo que sientas", pero la realidad es que más de uno y más de dos y tres, calientan un sillón que en nada se parece a la tumbona que soñaron. 
Y no hablo sólo de comodidades, sino de huracanes, de lo que te sale de dentro y te repite cada mañana que ése no es el lugar donde deberías permanecer más de cuatro horas.Por desgracia todos o casi todos estamos tutelados, incluso más allá de la mayoría de edad, por los progenitores del "deber ser" y el "lo apropiado", un par de caballeros vestidos de Armani y de sonrisa encantadora que sin presión ninguna y haciéndote sentir más libre que la especulación en Wall Street, reconducen con una pulcritud perversa tus deseos más viscerales. ¿O tú has estudiado la carrera que siempre soñaste? ¿Nunca has dicho "no eres tú, soy yo"? ¿Te marchaste de aquel trabajo bien pagado porque sentías que no te llenaba? ¿O no le diriges la palabra porque te aburre y no sabes qué decir?

17 comentarios :

Asturiela dijo...

El mundo está en manos de aquellos que están dispuestos a lograr lo que quieren.

Buen inicio de año.

M. dijo...

Hola! Me ha gustado mucho tu blog!!
Sobretodo esta entrada!
un saludo!

lafuentedesed dijo...

A mi me impactó el "Haz lo que debas" de la peli de Spike Lee, una cosa muy rara, como si esas cuatro palabras me las hubiera dicho mi abuelo como consejo justo antes de morir o algo así. Pero "Haz lo que debas" en el sentido del título en inglés "Do the right thing", uno en conciencia decide que es lo correcto y camina en esa dirección, normalmente, claro, alejada del "deber ser" y de "lo apropiado". Y cuando uno cede, pues a sentirse mal como Dios manda. Jo, me enrrollo y no sé si me explico.
Un beso grande.

Ness dijo...

Siempre, en la medida de lo posible, intento hacer lo que siento. Digo en la medida de lo posible porque muchas veces no sabes cómo tus decisiones pueden afectar a otros. Algunos lo ven como egoísta pero es que si de verdad no hago caso a esa voz interior algo me quema por dentro y no me deja vivir. Sé que estoy viva hoy, mañana no lo sé...por qué perder el tiempo con esa persona que me aburre y a la que no quiero escuchar más? Yo sí me fui de un trabajo porque no me llenaba y había mucho trepa, porque eso me hacía levantarme de mala hostia por las mañanas, porque no era feliz...Muchas veces aunque no puedas hacer lo que quieres es bueno buscar el lado positivo en otrs cosas...tieens un trabajo que no te llena? Al salir, date un premio yendo de cañas con tus amigos...la vida está hecha de pequeñas cosas...no todas agradables pero sí la gran mayoría. Somos esclavos inevitablemente pero hay otras muchas cosas de las que somos esclavos sólo por cómodos, porque queremos...

Domingo dijo...

En ocasiones tengo la sensación de que vivimos de prestado, viviendo una vida que no es la nuestra sino la que nos han adjudicado. Todo es un baile de máscaras y roles, un bucle perverso cuasi indestructible. Quizá también es que somos un poco blandengues, porque tampoco es cuestión de echarle la culpa siempre a los demás. Preferimos lamentarnos a echarle gónadas a la vida y romper con según qué dinámicas. Es posible que, incluso, tengamos lo que nos merecemos.

Julieta dijo...

Y de fondo suena "Welcome to the Jungle". Está insoportable la cosa.
Gran post, sobre todo -"reconducen con una pulcritud perversa tus deseos más viscerales".
Un beso, Niña Imantada!

niña imantada dijo...

De los valientes, en definitiva, Asturiela.

Qué gusto verte por aquí.
¡Feliz año para ti también!

niña imantada dijo...

Gracias M., cuando quieras, esta es tu casa :)

niña imantada dijo...

A mí me da miedo el "tú verás, haz lo que quieras" de mi madre, fuente de sed.

niña imantada dijo...

Creo que ser coherentes al 100 por 100 es imposible, o debe estar reservado a unos pocos.

Yo, por más que lo intento, no alcanzo, pero lo intento, imagino que ésa es la clave.

Lo de las pequeñas cosas es una gran verdad, pero a veces ni con ellas te endulzas la realidad.

niña imantada dijo...

Sí, Domingo, un poco lloricas somos, aunque tampoco vivimos solos, escuchamos de aquí y de allá qué es lo mejor, incluso de boca de quienes nos quieren. No es fácil ser fiel a uno mismo siempre, y además, a veces hasta nosotros nos ponemos los cuernos. Pero la vida es nuestra, nada de vivir de prestao', majo ;)

niña imantada dijo...

jajaja, ¿somos unos supervivientes, Juliet? Sí, muchas cosas tenemos que tragarnos sin querer.

¡Gracias, linda! Seguro que estás disfrutando mucho la navidad con la peque :)

alcorze dijo...

Lo cierto es que nunca he sido mucho de hacerme esas preguntas. Siempre he ido día a día y he hecho, más o menos, lo que he querido (que no siempre coincidía con lo que más me gustaba).

Hay veces que me gustaría mandar unas cuantas cosas por ahí, pero miro a mis hijos y me lo pienso dos veces.

Un beso y feliz año!!!

niña imantada dijo...

Definitivamente, los hijos lo cambian todo.

Feliz salida y entrada de año, aloorze!

Teresa Cameselle. dijo...

Conozco bien a esos caballeros vestidos de Armani. Y cada día que pasa me hago la promesa de despedirlos para siempre de mi vida. Aún no es el momento, pero ya llegará.

niña imantada dijo...

Cuando averigues cómo puede despedírseles, me pasas la receta ;)

Sonix dijo...

Pues no sé, supongo que nunca me lo he planteado en estos términos pero sí parecidos. Mi filosofía de vida se podría simplificar como "hago lo que hay que hacer para mañana no sentirme culpable" y lo que quiero evitar es sentirme culpable por cosas que he hecho, pero también por las que no he hecho. Por ejemplo abandonar relaciones que no quería o irme de trabajos... no sé, creo que si no actuara a sí tendría aún menos paz mental.
Buen post!

 
template by suckmylolly.com